La Justicia condenó a una de las figuras emblemáticas de la tortura, que él mismo había reconocido usar.
Con la condena de Luís Abelardo Patti se cierra una etapa paradigmática. Cárcel común para el represor que quiso reciclarse democrático y reinvindicar la represión como una herramienta de estado.
(Nota completa)

Relacionada:
Opinión - La Justicia finalmente llegó - Por Gabriel Monzón

 
© Diseño producciones BM