La ofensiva mediática opositora, en su intento por desgastar de alguna manera la firme marcha del gobierno hacia una victoria electoral en octubre no duda en desprestigiar a las Madres, por un hecho que, de existir, solo atañería a Sergio Shoklender, apoderado de la fundación. Una muestra más que la canallada puede no tener límites.
(Nota completa)

 
© Diseño producciones BM