El dato no es menor si se toma en cuenta que la empresa Covelia le pagó treinta millones de dólares a la Universidad Nacional de La Plata por el predio. Ahora el humedal, uno de los pocos que aún subsisten en pleno conurbano será preservado.

 
© Diseño producciones BM