La situación de atraso en la valuación impositiva de los campos es un verdadero bochorno en una provincia que ha perseguido a quienes deben impuestos hasta los albergues transitorios, pero que nunca hizo un verdadero esfuerzo para que quienes poseen campos, los que en muchas ocasiones no explotan, sino que arriendan, paguen una carga acorde al valor del bien que poseen.

 
© Diseño producciones BM